Parque Natural del Delta del Ebro

 

 

La zona húmeda más grande de Catalunya es una de las más importantes de la región Mediterránea. La desembocadura del río que da nombre al conjunto de nuestras tierras constituye un parque natural de primer orden con una incomparable riqueza de flora y fauna que lo hacen único y excepcional. Con una superficie total de 7.736 hectáreas comprende las comarcas del Baix Ebre y el Montsià. Dentro su vasta extensión se encuentran las balsas de Less Ollas, el Canal Vell, el Garxal, L'Alfacada, la Platjola, la Tancada y L'Encanyissada; y también las islas de Buda, Sapinya y Sant Antoni; las penínsulas de la Punta de la Banya y del Fangar, los páramos de Casablanca y los Ullals de Baltasar.

 

Más de 500 especies diferentes le confieren un gran potencial con respecto a la vegetación, donde destacan los canyizales, los juncales, los eucaliptos y las madreselvas de río. Es necesario pero no olvidar el arroz, la legumbre estrella de la zona, la producción del cual ocupa grandes extensiones de terreno deltaico. Con respecto a la fauna, los pájaros tienen una gran importancia en la zona donde se cuantifican entre 50.000 y 100.000 ejemplares de 300 especies diferentes.

 

El clima húmedo propicia el hábito idóneo para insectos e invertebrados, mientras que los diversos grados de salinidad del agua facilita que se puedan encontrar un gran número de peces entre los que destacan las anguilas, los salmonetes y las corvinas, que conviven con especies introducidas como el siluro. Las condiciones climáticas y del terreno, conjuntamente con su belleza natural, permiten al visitante contemplar un gran espectáculo donde el agua del río y del mar son los protagonistas principales. Multitud de rutas y actividades complementan la oferta de la zona del Delta del Ebro y de los municipios que lo albergan.

 

 

 

 

Ruta del arroz

 

El arroz con pescado, el arroz con pato, el arroz negro, la sopa de arroz o el arroz con judías y nabos son algunos de los platos típicos de las Terres de l’Ebre. Este cereal es uno de los alimentos protagonistas de la gastronomía rica y variada vinculada a los recursos alimentarios que ofrece el Delta de l’Ebre —la caza, la pesca y el cultivo del arroz— y las huertas interiores.

 

 

 

 

 

Ruta del mejillón y la ostra

 

Producto fresco y de calidad. Esto es lo que podréis degustar si os aventuráis y participáis en uno de los recorridos gastronómicos por la costa del Ebro que parten del puerto de Sant Carles de la Ràpita. Encima de una barca conoceréis las artes de la pesca, disfrutareis de los paisajes marinos, visitareis la Punta la punta de la Banya y las salinas de la Trinitat para terminar la ruta en un vivero de moluscos. Allí podréis saborear los mejillones, de gran calidad, de carne exquisita, y los ostrones, más pequeños que la ostra, pero de sabor intenso, carne fina y gustosa que habitualmente se consume fresca, sin ningún tipo de manipulación. Una experiencia gastronómica que no os dejará indiferentes.

 

 

 

 

Paseo a caballo por el Delta de l’Ebre

 

Los paseos a caballo por las playas del Delta de l’Ebre son una experiencia única adecuada para cualquier nivel dónde podrá contemplar el Delta de l’Ebre en la “Platja dels Eucaliptus“, ideal para un paseo relajado junto al mar, y dónde tanto el jinete como el caballo disfrutan de un paisaje unico en el Parc Natural del Delta de l’Ebre.